Claves para combatir y erradicar el fraude electrónico.

Vesta Corporation realizó la presentación de su informe en formato eBook “Cinco recomendaciones para luchar contra los contracargos. El desafío destaca en 9.6 mil millones”, que destaca las principales recomendaciones para combatir el fraude por contracargos, ya que seis de cada diez ejecutivos de finanzas han identificado un aumento en el número y tamaño de las devoluciones de tarjetas de crédito desde la introducción de tarjetas EMV. Esto, de acuerdo con una encuesta de investigación creada en coordinación con CFO Research.

El estudio señala la necesidad de los minoristas de erradicar este problema, que les dejó pérdidas globales de 30 mil millones de dólares, cifra derivada de los problemas por contracargos registrados durante la última temporada de vacaciones. Además, esta entrega profundiza en la lucha que los ejecutivos financieros han iniciado, en un intento de, al menos, equilibrar los efectos que este tipo de fraude electrónico está generando en todo el mundo.

En este sentido, Tom Byrnes, director de Marketing de Vesta Corporation, comentó, “si bien las operaciones de gestión de contracargos internos ofrecen algunas ventajas, su efectividad y costos presentan inconvenientes y desafíos legítimos. Asimismo, carecen de la agilidad para mantenerse al día con las técnicas evolutivas de estafadores. Hacer uso de la experiencia de terceros puede minimizar los costos de lucha contra el fraude al mismo tiempo que se reducen sus efectos, relacionados con contracargos. Los actuales proveedores que son líderes garantizan la indemnización de pago y eliminan la responsabilidad del contracargo”.

El informe destaca cinco consejos clave que permiten una mejor administración del fraude por contracargos, los cuales se enlistan a continuación:

Revisión interna de flujos de trabajo por contracargo para la identificación de áreas de oportunidad: Actualmente, el 52% de las empresas entrevistadas continúa trabajando con procedimientos de contracargos de manera interna, sin embargo, la ejecución no garantiza que el proceso se ejecute correctamente.

Reducción de plazos finales y costos temporales derivados de operaciones de contracargos: El costo de las operaciones de contracargos representa aproximadamente un 4.4% de los ingresos totales de las compañías, cifra que interfiere con la capacidad de desarrollo de éstas para ofrecer un pronóstico financiero óptimo.

Monitoreo de la efectividad de las operaciones de contracargo existentes: Para recuperarse de las consecuencias del fraude derivado de contracargos, las compañías deben conocer cualquier ineficiencia que pueda identificarse entre sus operaciones relacionadas directamente con transacciones de contracargo.

Evaluación de la experiencia del cliente: Uno de los principales desafíos que las empresas deben tener en cuenta durante 2018 se desprende de la experiencia que cada uno de sus clientes vive al momento de lidiar con situaciones relacionadas con contracargos. En varios casos, clientes de las compañías entrevistadas se han enfrentado a situaciones difíciles cuando intentan completar una operación como ésta.

Evaluación de recursos ante un escenario evolutivo de ciber amenazas: Para poder adquirir cierto nivel de rapidez que permita atender este tipo de fraude, las empresas deberían analizar grandes cantidades de datos para identificar patrones que impidan que escenarios similares amenacen con atacar en un futuro.

Finalmente, la empresa señala que a medida que el comercio electrónico se convierta en una parte cada vez mayor de la economía, la amenaza presentada por los estafadores se multiplicará también. Los ejecutivos de finanzas que abordan esta amenaza hoy, es probable que tengan una ventaja en la lucha contra el fraude de contracargos en los próximos años.

Comments are closed.